Los peligros de las cenas de empresa que tienes que tener en cuenta

Parece que aún queda mucho tiempo, que no es esencial que nos empecemos a plantear serias cosas, pero si hay algo en lo que se debe pensar si se está trabajando es, ¡en las temidas cenas de empresa! Aunque muchos lo nieguen y digan que la Cena de empresa de Navidad es lo mejor, ¡¡hay que ir con mucho ojo!!

La cosa está empezando a ponerse seria ya que cada vez se acerca más y más la fecha para esas cenas de empresa a las que muchos ponen nervioso. Sobre todo a los novatos, los nuevos miembros de la empresa. Nosotros las organizamos y sabemos lo que puede implicar todo esto. Si eres un trabajador y, además llevas poco tiempo en la empresa, es normal que esté asustado –acojonado más bien-. En la cena de empresa de Navidad, pueden pasar muchas cosas, pero para que estés al tanto y no te pille desprevenido, nosotros te las contamos.

peligros de la cena de empresa

Para los menos experimentados en este campo, traemos la solución. Os presentamos los cuatro peligros de las cenas de empresa que siempre se tienen que tener en cuenta, aunque ya estéis curtidos en mil batallas

No te emborraches

Parece de cajón pero, ¿quién no ha oído a un amigo contar la batallita de acabar con la corbata en la cabeza y bailando en una mesa en mitad de la cena de empresa? Las cenas de empresa son un peligro por la simple razón de la barra libre. Evita acabar haciendo el cabra y sé responsable. Aunque siempre hay un borracho en toda empresa… ¡¡que no seas tú!! Recuerda que hacerte una copa no está mal ya que no te hará parecer el rarito de la cena, pero está claro que hay que ir con cuidado y tampoco pasarse. Las cosas no están como parecer un cafre y jugarte tu puesto de trabajo. Bebe, pero no seas un ansia viva. De este modo te asegurarás que, si alguien se emborracha y hace el cuadro, ese no serás tú.

Evita hablar con tu jefe si te has bebido una copa de más

En las empresas pequeñas, este tipo de acciones es bastante cotidiano y no hay problema, sin embargo, en las grandes compañías esto suele pasar más bien poco. En las cenas de empresa –y más en las condiciones en las que vamos- es mejor evitar hablar con el jefazo a no ser que se tenga cierta confianza y soltura en el tema. No es porque no queramos que interactuéis con las altas esferas de vuestra empresa, sino que no es el momento adecuado. Sí quizás para una presentación más distendida que en la oficina, pero tampoco para ponerse a charrar sobre cualquier tema, al menos no en el primer contacto. Este es otros de los peligros de las cenas de empresa, que nos creemos que estamos entre amigos de toda la vida y podemos ir un poco más sueltos de la lengua y eso, claro, nos pasará factura en un futuro.

No se liga con compañeros

Se dice –y con mucha razón- que donde tengas la olla, no metas la p***a. Lo mejor es que, en las cenas de empresa, donde el alcohol, las risas y el contacto directo entre compañeros está servido, ¡evitéis las tentaciones! El ligoteo con compañeros está bien en su justa medida, pero si se va de las manos, ¡puede ser un completo desastre! Además de que no daréis una muy buena imagen sobre vosotros mismos, es muy posible que luego todo se sepa y que la gente cuchichee, algo que, sinceramente, no tiene que ser nada agradable. Controlar el alcohol os ayudará a controlaros un poquito más en este aspecto y, por supuesto, no caigáis en las tentaciones y los peligros de las cenas de empresa más básicos.

No te lleves a tu pareja

Está claro que en las cenas de empresa hay que evitar a las parejas. Tu empresa no tiene por qué mezclarse con tu vida personal, no si tú no lo deseas. Después de eso, la vida personal y la laboral pueden llegar a confundirse y no es una buena opción. Además, es mejor que no lo hagas a no ser que seas una especie de directivo ya que no vas a sacar ningún tipo de beneficio. Tú no vas a estar cómodo porque vas a estar pendiente de que tu pareja no se sienta sola, tus compañeros no van a estar a gusto porque no van a poder hablar con tranquilidad y calma del trabajo o de los chismes del mismo por no dejar de lado a tu pareja, y, por supuesto, tu pareja no va a estar cómoda con tanta batallita que no va a entender. Por eso, si quieres evitar uno de los peligros de las cenas de empresa más típicos es que no te lleves a tu pareja aunque te digan que puedes hacerlo.

20 Diciembre, 2016 / Cenas de empresa / Tags: ,

Share the Post

About the Author

Comments

No comment yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

2 × dos =